El Islam y los musulmanes

La palabra árabe “Islam” significa “sumisión”, y deriva de la palabra que significa “paz”. Como tal, la religión del Islam enseña que, a fin de alcanzar la verdadera paz mental y la seguridad en el corazón, uno debe someterse a Dios y vivir de acuerdo a Su ley divina revelada.

El Islam no es una religión nueva, ya que la “sumisión a la voluntad de Dios”, es decir, el Islam, siempre ha sido la única religión aceptable ante los ojos de Dios. Por esta razón, el Islam es la “religión natural” y es el mismo mensaje eterno revelado a lo largo del tiempo a todos los profetas y mensajeros de Dios. El mensaje principal de todos los profetas siempre ha sido que solo hay Un Único Dios Verdadero y solo Él debe ser adorado. Estos profetas comienzan con Adán e incluyen a Noé, Abraham, Moisés, David, Salomón, Juan el Bautista y Jesús, que la paz sea con todos ellos. Dios dice en el Sagrado Corán:

“No envié en el pasado a ningún Mensajero sin que recibiera la misma revelación que tú: ‘Nada ni nadie merece ser adorado excepto Yo, ¡adórenme solo a Mí!’” (Corán 21:25)

Sin embargo, el verdadero mensaje de estos profetas se perdió o fue corrompido con el tiempo. Incluso los libros revelados más recientes, la Tora y el Evangelio, fueron adulterados, y por ello han perdido su credibilidad para guiar a la gente hacia el camino correcto. Es por esto que, 600 años después de Jesús, Dios revivió el mensaje perdido de los profetas anteriores, enviando al Profeta Muhammad con Su revelación final, el Sagrado Corán, para toda la humanidad. Ya que el Profeta Muhammad fue el último profeta, Dios Mismo ha prometido preservar Sus últimas palabras reveladas, de modo que sean fuente de orientación y guía para toda la humanidad hasta el Día Final. Es imperativo ahora para toda persona creer y seguir este mensaje final de Dios. Dios Todopoderoso dice en el Corán:

“No te envié [¡oh, Muhammad!] sino como anunciador de buenas nuevas y amonestador para todos los seres humanos. Pero la mayoría de la gente lo ignora” (Corán 34:28).

 “Quien profese una religión diferente al Islam no le será aceptada, y en la otra vida se contará entre los perdedores” (Corán 3:85).

La palabra “musulmán” significa “aquel que se somete a la voluntad de Dios”, independientemente de su etnia, nacionalidad o cultura. De allí que todo aquel que esté listo para someterse a la voluntad de Dios puede convertirse en musulmán.

Beneficios de convertirte al Islam

Hay muchos beneficios en la conversión al Islam. Algunos de ellos son:

•      Formas una relación personal y directa con Dios al adorarlo solo a Él, sin la necesidad de intermediarios. Tú sientes esta relación personal y eres consciente de que Dios lo sabe todo y está siempre ahí para ayudarte.

•      Cumples con el verdadero propósito de tu vida, que es reconocer a Dios y seguir Sus mandamientos.

•      Recibes una luz que te guía durante toda tu vida. La religión del Islam tiene respuestas a todas las situaciones, y siempre sabrás los pasos correctos a tomar en todos los aspectos de tu vida.

•      Encuentras felicidad y tranquilidad verdaderas, y paz interior.

•      Al convertirte al Islam, todos tus pecados anteriores te son perdonados, y comienzas una vida nueva de piedad y rectitud. Y como musulmán(a), siempre que cometas un error, puedes arrepentirte ante Dios, Quien perdona los pecados de todo aquel que se arrepiente con sinceridad ante Él. No hay intermediarios ni seres creados ante quienes debas confesarte.

•      Logras salvarte del Infierno, del que todos los profetas han advertido.

•      El mayor beneficio es que todo musulmán, hombre y mujer, tiene la promesa de Dios de la recompensa del Paraíso eterno (el Cielo). Aquellos que sean bendecidos con el Paraíso vivirán eternamente en la felicidad plena sin ningún tipo de enfermedad, dolor ni tristeza. Dios estará complacido con ellos y ellos estarán complacidos con Él. Incluso la persona de menor rango entre los habitantes del Paraíso tendrá diez veces el equivalente a lo mejor de este mundo y recibirá cuanto desee. De hecho, en el Paraíso hay cosas que ningún ojo ha visto ni oído escuchado, y que ninguna mente humana ha imaginado. Será una vida real, no solamente espiritual, sino física también.

Tomado de: http://www.islamreligion.com